¿Cómo elegir correctamente la Modalidad Contractual en Proyectos de Infraestructura?

Home » Noticias » ¿Cómo elegir correctamente la Modalidad Contractual en Proyectos de Infraestructura?

El día 14 de Noviembre de 2018 el Mercurio Legal público un artículo de nuestro abogado Inhouse Roberto Villar, el artículo refleja el constante interés que como empresa tenemos en aportar al desarrollo del sector y actualizar la forma en que se ejecutan los proyectos. El artículo  da una serie de consejos acerca de cómo elegir correctamente modalidades contractuales, los que  creemos no está demás replicar dada su utilidad práctica y simpleza:

“En todo proyecto, incluso en aquellos tan simples como planificar un viaje, debemos definir cuál es el mejor medio para completar la travesía. En esto, los consejos para la elección de una modalidad contractual no distan de aquellos para un viaje en bicicleta, metáfora que sirve para explicar de forma simple cómo operan las modalidades de contratación de moda hoy por hoy.

Desde DRS Ingeniería y Gestión, explican que “resulta vital ponderar cuanto tiempo se está dispuesto a dedicar y cuáles son mis fortalezas y debilidades. La falta de interés o experiencia del dueño resultan determinantes para el éxito de un proyecto, además de considerar la dificultad técnica, entorno y stakeholders, junto con usar diseños probados”.

Junto con eso, queda analizar cuáles son las opciones que entrega el mercado.

  • El diseño, licitación y construcción (DBB) o la bicicleta de ciudad: El formato clásico para implementar un proyecto, se recomienda para proyectos inmobiliarios, oficinas, carreteras, bodegas, vivienda, entre otros.
  • El Fast Track o la “Bicicleta Pistera”: En esta modalidad el mandante lícita con un nivel de ingeniería bajo que irá desarrollando paralelamente a la construcción, esto traerá como efecto de que un contratista responsable no pueda entregar una cotización en una modalidad de pago distinta a gastos reembolsables. Si no tienes experiencia quizás sea mejor evitar este tipo de viajes para no terminar cargando la bicicleta (o el contrato).
  • La ingeniería, procura y construcción (EPC) o la siempre confiable “mountain bike”: El todo terreno de las modalidades contractuales, este formato permite a un mandante de mediana o poca experiencia implementar un proyecto con una gran certeza de costos y plazos. Se recomienda para plantas generadoras, industriales, cárceles, hospitales, etc.
  • La Ingeniería, procura, construcción y administración (EPCM) o “Equipo de Ciclismo”: En aquellos casos la magnitud del proyecto requiera de expertise técnica en más de un área de la construcción y el mandante deba realizar un conjunto de proyectos que deben dialogar entre sí, lo más aconsejable es recurrir a un “EPCM”. Se recomienda para faenas mineras con sistema integrado de desalinizadoras, puertos, minas, estanques, generadores, etc.
  • El BOT o derechamente una moto enduro: Esta modalidad a diferencia de las otras es básicamente hacer trampa; los requisitos para optar por ella son tener poca experiencia o interés en participar en el desarrollo y operación del proyecto, ser usuario final de la infraestructura y requerir de un commodity derivado de su operación. Se recomienda para plantas desalinizadoras, generadoras eléctricas, puertos, plantas de tratamiento de aguas servidas, cárceles, carreteras interurbanas, entre otras.

Además, existe la opción de la “suma alzada”. En Chile estamos acostumbrados a requerir que un proyecto se realice siempre de esa forma, entendiéndola erróneamente como una “modalidad contractual” que transfiere todos los riesgos al contratista. La mal entendida “Suma Alzada” es una modalidad de pago que no dice relación con la distribución de los riesgos, siendo una herramienta útil pero no un modelo completo. Volviendo al ciclismo, es ir al cerro en una bicicleta con buenos frenos, sin fijarse en los cambios y la amortiguación.

“Resumiendo lo dicho, la elección de una correcta modalidad de contratación agregará mucho valor a la hora de poder ejecutar un proyecto, sin embargo, al corto andar necesitaremos de empatía y confianza. El contar con contratos flexibles y capaces de adaptarse a una realidad cambiante ayudará a cuidar estás relaciones, sólo de esta forma tendremos la seguridad de contar con una bicicleta capaz de llegar hasta la cima de la colina más escarpada”, puntualizan desde DRS.”.

Posted on